Mitología griega: aprendiendo de dioses y diosas

En la mitología griega, no hay un solo texto original como la Biblia Cristiana o los Vedas hindúes que introduzca todos los personajes e historias de los mitos. En cambio, los primeros mitos griegos fueron parte de una tradición oral que comenzó en la Edad de Bronce, y sus tramas y temas se desarrollaron gradualmente en la literatura escrita de los períodos arcaico y clásico.

Las epopeyas del poeta Homero en el siglo VIII a.C., La Ilíada y la Odisea, por ejemplo, cuentan la historia de la (mítica) Guerra de Troya como un conflicto tanto divino como humano. Sin embargo, no se molestan en presentar a los dioses y diosas que son sus protagonistas, ya que los lectores y oyentes ya los habrían conocido.

¿Lo sabían? Muchos productos de consumo obtienen sus nombres de la mitología griega. Las zapatillas Nike son el nombre de la diosa de la victoria, por ejemplo, y el sitio web Amazon.com lleva el nombre de la raza de las míticas guerreras. Muchos equipos deportivos de secundaria, universitarios y profesionales (Titanes, Espartanos y Troyanos, por ejemplo) también obtienen sus nombres de fuentes mitológicas.

Más tarde, los escritores y artistas griegos utilizaron y elaboraron estas fuentes en su propio trabajo. Por ejemplo, las figuras y eventos mitológicos aparecen en las obras de Esquilo, Sófocles y Eurípides del siglo V y en los poemas líricos de Píndaro. Escritores como el mitógrafo griego Apolodoro de Atenas del siglo II a.C. y el historiador romano Cayo Julio Higino del siglo I a.C. recopilaron los antiguos mitos y leyendas para el público contemporáneo.

Mitología griega: Los olímpicos

En el centro de la mitología griega está el panteón de deidades que se dice que viven en el Monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia. Desde su posición, gobernaban cada aspecto de la vida humana. Los dioses y diosas del Olimpo se parecían a hombres y mujeres (aunque podían transformarse en animales y otras cosas) y eran – como muchos mitos relatan – vulnerables a las debilidades y pasiones humanas.

Dentro de los nombres de diosas y dioses, los doce principales olímpicos son:

  • Zeus (Júpiter, en la mitología romana): el rey de todos los dioses (y padre de muchos) y dios del tiempo, la ley y el destino.
  • Hera (Juno): la reina de los dioses y diosa de las mujeres y el matrimonio.
  • Afrodita (Venus): diosa de la belleza y el amor
  • Apolo (Apolo): dios de la profecía, la música y la poesía y el conocimiento
  • Ares (Marte): dios de la guerra
  • Artemisa (Diana): diosa de la caza, los animales y el parto
  • Atenea (Minerva): diosa de la sabiduría y la defensa
  • Deméter (Ceres): diosa de la agricultura y el grano
  • Dionisio (Baco): dios del vino, del placer y de la fiesta
  • Hefesto (Vulcano): dios del fuego, la metalurgia y la escultura
  • Hermes (Mercurio): dios de los viajes, la hospitalidad y el comercio y mensajero personal de Zeus
  • Poseidón (Neptuno): dios del mar

Sin embargo, la mitología griega no sólo cuenta las historias de los dioses y diosas. Héroes humanos, como Heracles, el aventurero que realizó 12 trabajos imposibles para el rey Euristeo (y que posteriormente fue venerado como un dios por su logro); Pandora, la primera mujer, cuya curiosidad trajo el mal a la humanidad; Pigmalión, el rey que se enamoró de una estatua de marfil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *